Las lesiones vasculares de tono más rojizo y menos importantes se tratan con un láser específico.
Los láseres vasculares, fundamentalmente láser de colorante pulsado y láser neodimio-YAG (Nd-YAG), sirven para tratar lesiones rojizas o azuladas, como la cara con rosácea, malformaciones tipo mancha en vino de Oporto, angiomas planos o no, varices, puntos rubí, angiomas estelares o arañas vasculares y telangiectasias en general.
Algunas lesiones vasculares, como los puntos rubí o las arañas vasculares, son fáciles de tratar.
 Las venas azuladas más gruesas se aplica por inyección una sustancia esclerosante, un líquido o gas en forma de espuma que se introduce en estas venas para cerrarlas, un procedimiento que no afecta al resto del capital venoso de la pierna. Es lo que se denomina escleroterapia. Puede obtener más información en el apartado de Medicina Vascular.
+34 981 888 888