Durante el tratamiento, los pulsos del láser se dirigen hacia el tatuaje para descomponer los pigmentos. En las semanas siguientes, los macrófagos del cuerpo eliminan las zonas pigmentadas que se hayan tratado. Normalmente se necesita de 6 a 10 sesiones para eliminar todo el tatuaje.

+34 981 888 888